El que una empresa elija  un lugar idóneo para montar su nave industrial no es tarea fácil. Igualmente supone una gran inversión junto con otras causas que pudieran perjudicar a la empresa. Tanto si esta es una nave industrial de nueva creación como si lo que hace es un cambio de lugar.

En cualquier caso los principales factores a tener en cuenta a la hora de escoger una nave industrial:

  • Volumen de la inversión. Poner las cifras sobre la mesa sobre los que nos va a costar la nave. También hay que valorar lo que nos costaría un alquiler. Visto la inversión en ambas propuestas valorar lo más adecuado para nuestra empresa.
  • Ubicación adecuada. Necesitamos un lugar adecuado, cerca de nuestros proveedores. Que nos permita realizar envíos y recibir nuestros suministros rápidos. Así reduciremos costos y posibles contratiempos. Hemos de identificar perfectamente a la competencia en caso de tenerla. Saber si está bien ubicada o no, tipo de servicios que prestan o que no prestan.
  • Accesibilidad de nuestra instalación. Controlaremos cómo son las vías de acceso,  tanto de transportes por parte de nuestros proveedores como de nuestros trabajadores.
  • Tamaño de la nave. El realizar unas instalaciones adecuadas conlleva también el tener en cuenta el tamaño a realizarla. A fecha de ahora puede ser una buena nave pero si nuestras perfectivas de futuro son de mayor crecimiento.
  • Inversión en el acondicionamiento de la nave. La inversión en acondicionamiento de nuestra nave industrial también es muy relevante. Exclusivamente con la nave no nos podemos poner a funcionar. Dependiendo de a que dediquemos nuestro negocio hay que acondicionarla acorde al mismo. Este coste hay que tenerlo muy en cuenta.
  • Sistemas de seguridad de la nave. La seguridad de nuestro negocio debemos hacerla de forma adecuada. En caso de robo, incendio o cualquier otra adversidad que pueda sufrir  tanto nuestra nave como nuestros enseres. Por tanto, la seguridad ha de ser la máxima posible y la más económica.
  • Revisar las cubiertas de la nave. Las cubiertas como son la parte externa de las estructuras metálicas de las naves suelen ser su punto débil. Por tanto, debemos revisarlas periódicamente ya que el coste de repararlas suele ser elevado y son complicadas sus reparaciones.
  • Certificados Energéticos. En caso de alquiler de la nave debemos solicitarlo al propietario. En caso de que nosotros la construyamos, debemos hacer el certificado a la conclusión de la misma.
  • Certificado de aprovechamiento urbanístico. Se solicita al ayuntamiento en el que vamos a instalar nuestra nave. Este certificado nos indicará si el tipo de actividad que vamos a realizar se puede o no.
  • En caso de alquiler de la nave, revisar el contrato de forma periódica. Evitaremos llevarnos sorpresas, ya que una vez que alquilamos una nave no nos cambiamos a menudo.

Escoger un lugar para instalar nuestro negocio es complicado, lo mejor es aconsejarnos por una persona profesional con experiencia. Consulte precio por m2 para la construcción de naves industriales